Cebolla Amarilla.

La cebolla amarilla es una de las cebollas más utilizadas en la cocina por su contundente pero no fuerte sabor, lo que las hace muy versátil para su uso culinario. Hay una variedad dentro de esta misma, etiquetada normalmente bajo el nombre de “cebollas amarillas españolas”, tienen un sabor más suave y dulce que las convierte en ideales para comer en crudo.

Aspecto: Su tamaño puede estar entre el de una pelota de golf y una de béisbol aproximadamente. Su carne es de color amarillo claro o dorado y su piel parecida al papel.

Sabor: Tiene un sabor notable en crudo y muy suave cuando se cocina.

Consejos de compra y conservación: Están disponibles para la venta durante todo el año pero es en verano y principios de otoño es cuando tienen un sabor más dulce. A la hora de comprar hay que buscar cebollas con consistencia que sean más pesadas de lo que parecen por su tamaño. Si se tiene previsto usar las cebollas en las siguientes semanas a su compra se pueden conservar a temperatura ambiente en un lugar fresco y oscuro. Si se quiere conservar por más tiempo lo ideal es envolverlas en papel individualmente y ponerlas en una bolsa de almacenamiento de verduras transpirable dentro del frigorífico. Esta cebolla se puede almacenar cortada y envuelta en plástico en el frigorífico por unos días antes de que se vuelva “pocha”.

Usos: Sus usos son de los más variados, son ideales para incluirlas en sopas, guisos, estofados y son a su vez deliciosas caramelizadas.

Regresar a productos.