Cebolla Roja y Morada.

Aunque las cebollas rojas puedan ser ásperas y picantes, son ideales para incluir en crudo en muchas recetas por su gran brillo y su textura crujiente, además de resultar muy bonita estéticamente.

Aspecto: Su tamaño varía como el de la cebolla blanca o amarilla, su carne es blanca brillante con matices rojo oscuro o morados, su piel tipo papel.

Sabor: En cruda es picante, con un sabor fuerte, sin embargo cocinada este sabor se suaviza un poco.

Consejos de compra y conservación: Se encuentran todo el año, pero en verano y principios de otoño es cuando tienen un sabor más suave ya que su acidez se intensifica a lo largo del invierno. A la hora de comprar hay que buscar cebollas firmes y duras, que pesen más de lo que aparentan. Para la conservación se pueden seguir los mismos consejos que para las cebollas amarillas, basta con almacenarlas en un lugar oscuro, fresco y seco.

Usos: Son ideales para usarlas en crudo para platos como el ceviche o sobre tacos, perritos calientes, pizzas, etc. Una deliciosa ensalada con tomates cherries y pimientos no os dejará indiferentes, la mermelada de cebolla roja es una delicia para usar como topping en una hamburguesa o comerla sobre tortitas.

Regresar a productos.